Situación económica de México: un yermo para lo de abajo

Publicado en Camino al Andar

10 de julio de 2022

Por Sergio Rodríguez Lascano

Bordado hecho por l@s Insurgent@s del EZLN


Aquí no hay agua, sólo roca,

roca y no agua, el camino arenoso

el camino serpentea entre las montañas

que son montañas rocosas sin agua

si hubiese agua nos detendríamos a beber

entre las rocas uno no puede detenerse y pensar

el sudor es seco y los pies se hunden en la arena

si por lo menos hubiera agua entre las rocas

muerta montaña boca de dientes cariados que no puede escupir

aquí no puede uno ni pararse ni acostarse ni sentarse

ni siquiera hay silencio en las montañas

sino el seco trueno estéril sin lluvia

ni siquiera hay soledad en las montañas

sino adustos rostros rojos que escarnecen y rezongan

en los umbrales de casas de fango hendido…

(TS Elliot: Extracto de La tierra baldía. Traducción de Agustí Bartra)


Ciudad de México, 10 de julio 2022

Panorama Internacional


Cualquier análisis sobre la situación económica mexicana debe partir de la situación de la economía mundial. Si esto era cierto hace muchos años, lo es mucho más ahora.


El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) real mundial en 2021 fue de alrededor del 5%, después de caer un 3.6 por ciento en 2020, año de mayor afectación por la pandemia. Es interesante observar que mientras que el PIB mundial cayó en 3.8 en 2020, en México el decrecimiento fue de 8.2%.


Pero a diferencia de lo que se pensaba después del rebote de 2021 en todo el mundo, incluido México, éste no se va a continuar en 2022.


Así por ejemplo, la economía estadounidense únicamente creció en un 0.4 por ciento en el primer trimestre de 2022, en comparación con el trimestre anterior. Una parte importante de la explicación de esta situación se ubica por una reducción de los inventarios, en las exportaciones y en la caída en una especie de slumflation (estancamiento productivo con inflación).


Lo mismo está pasando en la zona Euro, donde en el primer trimestre el crecimiento fue de 0.2 por ciento.


En el caso de China, su crecimiento se desaceleró en el primer trimestre hasta el 1.3 por ciento en comparación con el 1,5 por ciento en el cuarto trimestre de 2021. En Corea también se desaceleró hasta el 0,9 por ciento en el primer trimestre[i].


Y al entrar en el segundo trimestre, el PMI de producción manufacturera global de los economistas de JP Morgan (Purchasing Manager´s Index, por sus siglas en inglés o Índice de Gestor de Compras, que es un indicador macroeconómico que pretende reflejar la situación económica de un país basándose en los datos recabados por una encuesta mensual de sus empresas más representativas), cayó 2.4 por ciento puntos en abril, hasta su nivel más bajo desde junio de 2020.


Inflación


Junto con la desaceleración del crecimiento, la inflación siguió acelerándose en las economías del G7 (Grupo de los 7). La inflación de Estados Unidos alcanzó el 8.5 por ciento y sigue subiendo. Los costes laborales en este país aumentaron un 4.5 por ciento anualizado en el primer trimestre, la tasa más grande en 21 años[ii].


La inflación de la zona euro se aceleró hasta el 8.1 por ciento en los 12 meses hasta mayo, superando el récord de abril del 7.6 por ciento.


Tanto Brasil como Rusia experimentaron tasas de dos dígitos (11.9 y 11.8 respectivamente). [iii]


E incluso Corea y Australia, mucho más estables en este terreno, alcanzaron el 5 por ciento.

Peor en Argentina donde se calcula que la inflación terminará en 2022 en un 63.2 por ciento[iv].


Desde luego esto no quiere decir que no hayan crecido las ganancias de un puñado de empresas, en especial las armamentistas, las farmacéuticas, las de fabricación de alimentos, entre otras.


En la práctica, los aumentos o los descensos de los diversos PIBs ya no representan lo mismo que antes. La clave de la situación se encuentra en otro lado. Más allá de los incrementos o las caídas de los PIBs, el asunto se ubica en el terreno de las ganancias de las empresas y, para ser más precisos, de un puñado de empresas que hoy controlan lo fundamental del mercado mundial, tanto en el terreno de la producción, como en los de la distribución y el consumo de las mercancías. Los PIBs, de no importa qué territorio, antes llamado país, representan solamente la geografía que nos indica el lugar que se está devastando.


Al lado de ellas y, muchas veces, junto a ellas se encuentra un sistema financiero que se acomoda a estas grandes empresas y realizan el trabajo que antes llevaba a cabo el Estado: simples reguladoras de las grandes ganancias e inversiones. Al interior de esos grandes centros financieros (tipo Blackrock) se ubican los grandes CEOs de las grandes empresas, sean estas industriales o de comercio.


De esta manera, hoy en día, una serie de categorías ya son inútiles o por lo menos cuestionables: mercado interno, comercio internacional, aduanas y medidas arancelarias, Supremas Cortes de Justicia, etc.


Ahora lo que tenemos es un gran mercado mundial que no es la suma de los mercados nacionales sino su interpenetración; un comercio intra-firma multinacional que ahora pomposamente se hace llamar cadenas de valor o cadenas de suministro; eliminación de las fronteras para el libre flujo de mercancías; tribunales internacionales que son la máxima autoridad en cada territorio cuando existen desacuerdos sobre los acuerdos internacionales que se han firmado, etc.


Sólo me gustaría poner un ejemplo: En enero de 2022, Apple alcanzó un valor en Bolsa de más de tres billones de dólares (en sólo 16 meses aumentó un billón de dólares). Esa cantidad es mayor que el conjunto de los Productos Internos Brutos de Brasil, México y Argentina[v]. La población de estos tres países es de 388 millones de personas.


Según los datos facilitados en su último informe fiscal, en el año 2020 la plantilla de la empresa Apple estaba compuesta por 154 mil trabajadores a tiempo completo[vi]. Pero si contáramos a los trabajadores precarios se llegaría tan sólo en los Estados Unidos a 514 mil trabajadores. Si se contara a los trabajadores que trabajan en las empresas subsidiarias de Apple en Asia: Foxconn, Quanta o Pegatron, entonces se le sumaría un millón a los 514 mil.


La "república" de Apple tendría un millón 514 mil habitantes. Claro, como en todos lados hay clases sociales: en la fábrica de iPhone más grande del mundo, en Zhengzhou, China, se calcula que en promedio los obreros ganan 2.50 dólares la hora y trabajan 40 horas a la semana. En esa fábrica (donde por cierto se han dado varios suicidios) trabajan 350 mil chinos, el 25 por ciento de los cuales viven en la fábrica misma, lo que les "permite" trabajar 12 horas diarias durante seis días a la semana. Ahí se fabrican 500 mil smartphones al día o 350 IPhones por minuto[vii]


Mientras que desde 2007, las tasas de crecimiento de esos tres países latinoamericanos (Brasil, Argentina y México) han sido en promedio menor al 2 por ciento, la tasa de crecimiento de Apple, desde que salió a la venta el iPhone en 2007, ha sido de 5,800 por ciento[viii].


Entonces qué sucede con aquellos analistas que piensan que nada ha cambiado en el seno del capitalismo y que los Estados Nacionales siguen funcionando como hace 42 años. Entonces tiene un valor esencial la pregunta ¿Quién manda?


Una última conclusión. La guerra, las pandemias, las catástrofes ecológicas son el nuevo y confortable hábitat del capitalismo. Que todo esto sea muerte y desolación, pues sí, ahí encuentra su razón de ser. La lógica de la destrucción/despoblamiento y reconstrucción/reordenamiento de territorios (como señalaron los compañeros zapatistas desde 1997) ya no se reduce a pequeñas partes del mundo, ese proceso se desarrolla en el mundo mundial.


Así apareció el sistema capitalista, pero ahora refuerza esa su lógica, más allá de que en algunos momentos, por temor a las revoluciones y procesos sociales, tuviera que replegarse en supuestos Estados benefactores. Ahora recobra su espíritu original, su vocación voraz que barre con todo y que por lo pronto no tiene un enemigo enfrente capaz de retar ese sistema; con lo que sí cuenta es con una serie de contradicciones internas que lo hacen vivir un proceso de autocanibalismo pero eso, en lugar de debilitarlo, lo fortalece.


Finalmente, se anuncia que el próximo será un año recesivo y eso, igual que otras cosas, ya no tiene el significado de antes. Lo único que eso querrá decir es que una nueva limpia en el poder económico se cocina y que cada vez van a ser menos los que sobrevivan.


Claro, desde la perspectiva de la gente las repercusiones serán terribles (hambrunas, mayores desastres ecológicos, viejas y nuevas pandemias, mayores caídas de los salarios de los trabajadores del campo y la ciudad, muerte, feminicidios, guerra mundial contra los niños, migraciones masivas y un largo etcétera), pero en la lógica del sistema capitalista no será otra cosa que la continuación-profundización de lo que se ha venido viviendo en los últimos 42 años.


Situación económica de México


Más allá de los discursos ideológicos que se hacen desde el gobierno sobre la lucha o el fin del neoliberalismo (aquí la ideología como falsa conciencia o decidida e infatigable lucha por velar a la realidad) , y el avance de un supuesto nacionalismo productivo; la realidad es que como nunca la evolución de la economía mexicana está sustentada en la dinámica de globalización-internacionalización del capitalismo, es decir en la propiedad privada de los medios de producción y en que las relaciones de producción, distribución-consumo se mantienen de manera privada y con una clara referencia a la creciente participación de las empresas multinacionales. Veamos algunos elementos:


A) La inversión extranjera directa (IED).

1.- El monto de la IED durante enero-diciembre de 2021 fue de 31,621.2 mil millones de dólares, mayor a los flujos reportados en 2020 de 27,933.6 mil millones de dólares. Esto representó un incremento anual de 13.2%, el mayor de los últimos seis años, claro hay que tomar en consideración que 2020 fue el año fuerte de la pandemia[ix].


2.- Si eso lo viéramos en la perspectiva de un espacio de tiempo más largo, el resultado sería el siguiente:


En 2013 la IED fue de 48 mil millones de dólares, en 2014 de 30 mil 500 millones de dólares, en 2015 de 35 mil millones de dólares, en 2016 de 31 mil 200 millones de dólares. Es decir, en 2021 (recordar, 31,621.2 mil millones de dólares) apenas se alcanzó el nivel que se tenía en 2016. (Fuente Banco de México).


3.-En el primer trimestre de 2022 la IED llegó a 19 mil 428 millones de dólares, es decir más de la mitad de lo que fue todo el año de 2021. Sin embargo, esto se explica por dos hechos. La fusión de Televisa con Univisión, lo que representó la cantidad de 2 mil 609 millones de dólares y la reestructuración crediticia de Aeroméxico (después de la declaración de bancarrota en 2009, la cual al no encontrar créditos en México tuvo que recurrir a préstamos internacionales por un monto de 4 mil 266 millones de dólares. Ahora Delta (empresa estadounidense), es dueña del 36.5 por ciento de las acciones de Aeroméxico[x].


4.- Si quitáramos esas dos operaciones extraordinarias, la IED hubiera estado en un lugar muy próximo a la del primer trimestre de 2021: 12 mil 553 millones de dólares en 2022, mientras que en 2021 fueron 11 mil 864 millones de dólares.


5.- El problema que tiene la IED, que se cuenta como parte del Producto Interno Bruto, es que sólo un 22 por ciento de las inversiones extrajeras registradas ante la Secretaría de Economía son catalogadas como nuevas inversiones, mientras que el 55.4 por ciento fueron reinversión de utilidades y otro 22.6 por ciento fueron comercio entre las mismas compañías.


6.- Todo esto trae como consecuencia que tan solo en la última década (de 2010 a 2020), las ventas de las 100 empresas extranjeras más grandes que operan en México pasaron de representar el 21% al 27% del producto interno bruto (PIB) nacional, de acuerdo con un análisis de la revista Expansión[xi]. Además, el número de empresas extranjeras dentro del ranking “Las 500 empresas más importantes de México” aumentó de 214 a 234 compañías, en el mismo periodo; así, casi el 50 por ciento de las 500 empresas más grandes de México son extranjeras[xii]. Entonces no hay que olvidar ese dato, las empresas extranjeras representan el 27 por ciento del PIB.


Hace un tiempo AMLO tuvo que reconocer que: “México tiene un límite, el 80% de nuestra economía está vinculada a la de Estados Unidos” (Versión estenográfica de la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, 21 de junio, 2019).


La conformación industrial mexicana permite que la mayor parta del PIB se obtenga de los 4 millones 200 mil micro, pequeñas y medianas industrias. Según el INEGI, esas empresas contribuyen con el 52 por ciento[xiii]; el problema es que existe un rezago de este sector en el terreno tecnológico, lo que le hace ser víctima de las fluctuaciones económicas. Si tomamos en consideración que cerca del 99 por ciento de este sector es propiedad de mexicanos, cualquier proyecto nacional, y no digamos nacionalista, debería tener una prioridad de inversión pública, lo que no existe por ningún lado ni como proyecto en este gobierno “antineoliberal”.


Entonces, otra vez hay que destacar el dato de que las ventas de las 100 empresas extranjeras más grandes que operan en México representan el 27 por ciento del PIB; mientras que 4 millones 200 mil pequeñas y medianas industria generan el 52 por ciento del PIB.


7.- Al final, tanto los funcionarios públicos como los banqueros reconocen que la única posibilidad de conseguir un crecimiento mayor del PIB en los próximos años se encuentra en lo que se conoce como nearshoring (estrategia de externalización por la que una empresa transfiere parte de su producción a terceros que, estando ubicados en otros países, están localizados en destinos cercanos y con una zona horaria semejante). Con este neologismo se pretende encontrar en la cercanía geográfica de México con los Estados Unidos como una variable económica que favorezca la mayor inversión extranjera directa, pensando que la tensa relación con de EU con China, lo mismo que la forma en que se enfrentado la pandemia en China, con el cierre de ciudades (el último con el caso de Shanghái), permitiría un traslado masivo de fábricas que se dedican a las cadenas de suministro. Se trataría de una relocalización de la inversión extranjera y de la internacionalización del capital. Al final las cadenas de suministro no son otra cosa que el comercio global de 'cadenas de valor', es decir, transferencias internas de las mismas empresas multinacionales), que eso y no otra cosa es la esencia de la globalización-internacionalización del capital.


Lejos de que la globalización y el libre comercio conduzcan a un aumento de los ingresos para todos, con la libre circulación de capitales propiedad de las transnacionales y el libre comercio sin aranceles ni restricciones, los grandes capitales eficientes han triunfado a costa de los más débiles e ineficientes y los trabajadores de esos sectores reciben el golpe. Simplemente hay que observar el valor agregado que se queda en cada país maquilador con relación a lo que la empresa se lleva de valor. Más allá de lo que se paga como salarios y servicios e impuestos (todos muy bajos) lo fundamental de la ganancia queda en manos de las grandes empresas que deslocalizaron su capital.


Por otro lado, esta estrategia del nearshoring tiene varios factores en contra:

--La inversión extranjera acude a aquellos países en los cuales se crean expectativas de desarrollo, seguridad jurídica, bajos costes de fabricación y mano de obra, rendimientos a la inversión.

--La mano de obra china y en general asiática sigue siendo mucho más barata que la mexicana.

--Se trata de una mano de obra mucho más preparada y disciplinada.

--La gran fábrica del mundo (como se conoce a China) controla los intercambios comerciales en Asia, en ese sentido también es nearshoring con mercados gigantescos como el de Japón, Indonesia, Indochina, Australia, etc.

--China ha logrado diversificar su trabajo maquilador y ha abierto una gran subcontratación de maquilas en países como Vietnam o Tailandia.

--Además, ahora China ya no es simplemente la “gran fábrica del mundo”, ahora también es el segundo mercado de consumo del mundo.


Todo esto hace que los capitales piensen mucho el salir de ese país, que es de los pocos donde el Estado tiene cierto control de las mercancías que entran al mercado.


Pero eso no es lo importante, lo que se debe destacar es que el ministro de Hacienda de AMLO, Ramírez de O, confiese abiertamente que sólo existen posibilidades de crecimiento con una mayor inversión extranjera directa. Con lo cual explícitamente reconoce que no existe ningún proyecto “nacional” de desarrollo[xiv].


B) El otro rubro clave que permite mantener con alfileres el ingreso nacional son las Remesas.

1.- Más allá del cinismo de presentar las remesas como un logro nacional, las mismas reflejan un doble fracaso: el de la reforma agraria salinista y las adecuaciones a la misma que ha hecho AMLO; y el fracaso en la creación de empresas nacionales en la industria y el comercio. En los últimos tiempos se ha hecho mucho énfasis sobre la cantidad de migrantes que han llegado a la frontera mexicana desde países de Centroamérica, Cuba, Haití, o África, pero el flujo de mexicanos pasando la frontera norte no se ha reducido. De acuerdo con cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, entre enero y mayo de 2022 fueron detenidos 379,206 migrantes de origen mexicano, mientras que los originarios del llamado Triángulo Norte de Centroamérica fueron 210,876[xv].


Según el Anuario de Migración y Remesas, al cierre de 2020 había en total 38.8 millones de personas de origen mexicano residentes en Estados Unidos, los cuales representan 12 por ciento del total de la población en ese país.


A su vez, la población migrante mexicana representó 19.8 por ciento de la fuerza laboral en el sector agrícola de Estados Unidos y 11.7 por ciento de la industria de la manufactura de alimentos.


Entre marzo de 2015 y 2020, 802 mil 807 personas se fueron de México a Estados Unidos[xvi].


Además de que se vive lo que se conoce como migración Cero; se dice así al fenómeno de que después de un tiempo de trabajo en los Estados Unidos una proporción de migrantes mexicanos regresaban a su país. Hoy eso ha desaparecido, la gente no regresa, incluso ha habido una caída en los periodos de navidad o de año nuevo que los migrantes volvían para estar con sus familias.


2.- Las remesas se han incrementado de una manera sustancial, rompiendo todos los récords, incluso en el periodo más fuerte de la pandemia. Este hecho ha provocado suspicacias por parte de varios analistas que implican que el narcotráfico está lavando dinero por esta vía. Pero es algo que hasta el momento no está comprobado. Aunque si hay que decir que sólo una tercera parte de los mexicanos que trabajan en los Estados Unidos tienen seguridad social.


Sin embargo, el hecho es que las remesas llegaron en 2021 a la cantidad de 51 mil 594 millones de dólares, monto superior al de 40,605 millones de dólares reportado en 2020, lo cual que significó una expansión anual de 27.1 por ciento[xvii]; se calcula que a finales de 2022 las remesas llegarán a 60 mil millones de dólares (AMLO declaró: “Lo que nos acaban de aportar el año pasado, 52.000 millones de dólares que enviaron a sus familiares, son la principal fuente de ingresos que tiene nuestro país[xviii]”.


Esta cantidad representa el 4 por ciento del PIB, mientras que en 2012 sólo representaba el 2 por ciento del PIB.


AMLO expuso que la ayuda que mandan los migrantes a sus familias en México ha podido beneficiar a alrededor de 10 millones de mexicanos que en promedio reciben 7 mil pesos mensuales para cubrir sus necesidades básicas como alimentación y vestido. Bajo este dato, de los 35 millones de familias que existen en México, el 30 por ciento de los hogares reciben 7 mil pesos como promedio por remesas (más que los programas sociales que tanto enaltece él mismo).


3.- Para dimensionar el peso de las remesas veamos lo siguiente: Según el Banco de México, el monto de las remesas creció prácticamente seis veces más que las remuneraciones obtenidas por todos los trabajadores formales e informales en el país durante los pasados dos años.


Durante el primer trimestre de 2022, la masa salarial sumó 328 mil 606.95 millones de pesos[xix]. En el mismo periodo las remesas pasaron de 191 mil 279.78 millones de pesos en los tres primeros meses de 2020, a 250 mil 428 millones en el primer trimestre de 2022.

Lo que eso quiere decir es que las remesas representan el 70 por ciento de la masa salarial mexicana (tanto del trabajo formal como del llamado informal).


Otro ejemplo: Si la tendencia del primer trimestre se mantuviera en cuanto a las remesas, al final del año sumaría un billón de pesos, es decir el 33 por ciento de todo lo programado como gasto social en el presupuesto federal. Esto está en correlación con el número de hogares a los que llegan las remesas. Entonces es indispensable pensar que sucedería en México si ese dinero no entrara al país.


Más aún: Según Jesús A. Cervantes González y Rodolfo Ostolaza “al cierre del primer trimestre de 2022, el acumulado de dicha masa salarial en los cuatro trimestres comprendidos del segundo de 2021 al primero de 2022, alcanzó un nivel sin precedente 743,628 millones de dólares, monto que se integró de 472,555 millones de dólares obtenidos por los trabajadores de género masculino y 271,073 millones por las mujeres, es decir, el 36.5% del total”. Para luego agregar: “Por último, en 2021, la masa salarial total de los trabajadores de origen mexicano en Estados Unidos alcanzó 722,689 millones de dólares y se integró de 439,869 millones obtenidos por los trabajadores nativos de origen mexicano y 282,820 millones por los mexicanos inmigrantes. Al comparar tales cifras con el PIB de México resulta que ese año la referida masa salarial total fue equivalente a 55.8 puntos porcentuales del PIB de México”[xx].


C) Esto se vincula a la masa salarial mexicana. Mucho se ha alardeado sobre la importancia de los aumentos al salario mínimo. Sin embargo, esto no se ha reflejado en el conjunto de la masa salarial, al contrario, lo que hemos visto es una compactación de los salarios a la baja.


El aumento de los salarios mínimos no ha significado un alza salarial sino el mejor pretexto para la caída de la capacidad adquisitiva de los trabajadores. La razón es obvia: los salarios mínimos se han incrementado en una cantidad de 88.36 pesos a 172.87, lo que representa un incremento de 95.64 por ciento; a diferencia de los llamados salarios contractuales de más de un salario mínimo, que sólo han aumentado en un rango de 15 por ciento en esos mismos años.


La consecuencia es lógica: Según el Coneval, en el segundo trimestre de 2021 el salario en hombres en promedio mensual fue de $4,755.36 y el de las mujeres, $3,803.92[xxi], lo cual significa que los hombres ganaron 524 pesos menos que el salario mínimo y las mujeres 1,452 pesos menos que el salario mínimo.


Peor aún. Desde hace ya varios años, pero sobre todo en los del régimen de la 4T, se ha vivido una caída fenomenal en las pensiones. En 2016 se decidió crear la Unidad de Medida y Actualización (UMA), lo que supuestamente significaría una desindexación con relación al salario mínimo, lo cual beneficiaría a los trabajadores en multas, adeudos ante el INFONAVIT, etc. Pero al mismo tiempo esa desindexación significaría que sus pensiones ya no se pagarían en salarios mínimos sino en UMAs.


Hace unos años la diferencia entre las UMAs y el salario mínimo era mínima. A la llegada de AMLO y al decretarse los incrementos en los salarios mínimos, la diferencia se ha hecho muy significativa, lo mismo que el ahorro de los empresarios y el Estado. Esto ha llegado a la situación extrema de que para 2022, una UMA significa 2 mil 925 pesos, mientras que un salario mínimo al mes significa 5 mil 255 pesos, una diferencia de 2 mil 330 pesos. Es decir, no tarda en que un salario mínimo representará el doble de una UMA. Así, cerca de 6 millones de jubilados reciben menos de la mitad de lo que deberían de recibir. Cuando trabajaban les pagaban en función del salario mínimo, 2, 3 o 6 veces. Y ahora que están jubilados ven mermados sus ingresos.


Peor es que la Corte Suprema ya aceptó que es correcto que no se les pague en salarios mínimos, con el argumento baladí de que las jubilaciones no tienen nada que ver con los salarios. Desde luego esto no se contrarresta con lo del apoyo a los adultos mayores que significa 1,725 pesos al mes.


Por otro lado, los exégetas del gobierno han querido vincular una mejora ridícula en el terreno de la desigualdad medida por el coeficiente Gini, al pasar de 0.512 a 0.503[xxii] (los coeficientes Gini miden la desigualdad, una sociedad más igualitaria tendería a cero y una más desigual a 1), cuando sería lógico pensar que eso tendría más que ver con las remesas que con una masa salarial profundamente castigada.


D) Desde luego, el otro lugar donde se ubica la entrada de divisas y que nunca encuentra lugar en las Cuentas nacionales, más allá de tímidos reflejos en el rubro de errores y omisiones, es el del narcotráfico y en general del crimen organizado.

La Organización de Naciones Unidas publicó un informe donde señalaba que tan sólo en Ciberespacio y criptomonedas, los cárteles de droga lavaban unos 25.000 millones de dólares[xxiii]


Para permanecer por debajo del umbral de las transacciones bancarias, que levantan banderas rojas, los delincuentes suelen dividir su efectivo ilícito en pequeñas cantidades y depositarlos en varias cuentas bancarias”, explica el documento. “Luego usan esas cuentas para comprar una serie de pequeñas cantidades de bitcoin en línea, ocultando el origen del dinero y permitiéndoles pagar a asociados en otras partes del mundo”.


Y aunque todo esto se presta a mucha especulación, esta industria criminal genera cada año ingresos brutos por un estimado de 600,000 millones de pesos, una cifra que duplica las ventas de la industria farmacéutica, según un estudio publicado en 2018 por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Cada año reciben entre 19,000 y 39,000 millones de dólares procedentes de Estados Unidos.


E) Pasemos ahora a analizar lo que sería la joya de la corona del gobierno actual, a saber, la “lucha” en contra de la desigualdad social.


Según el Coneval, con datos del INEGI, en dos años, entre 2018 y 2020, el porcentaje de la población en situación de pobreza aumentó de 41.9% a 43.9%, mientras que el número de personas en esta situación pasó de 51.9 a 55.7 millones de personas. El porcentaje de la población en situación de pobreza extrema presentó un incremento de 7.0% a 8.5% entre 2018 y 2020 y el número de personas en situación de pobreza extrema aumentó de 8.7 a 10.8 millones de personas.


En términos de carencias sociales, el mayor cambio entre 2018 y 2020 es un aumento de 12.0 puntos porcentuales en la carencia por acceso a los servicios de salud; pasó de 16.2% a 28.2%. Otras carencias que aumentaron en menor medida son el rezago educativo, con un incremento de 0.25 puntos porcentuales y la carencia por acceso a alimentación nutritiva y de calidad, 0.31 puntos porcentuales.


Según la misma fuente, entre 2018 y 2020, el porcentaje de la población hablante de lengua indígena en situación de pobreza aumentó de 75.8% a 76.8% y el de la población no hablante de lengua indígena en situación de pobreza cambió de 39.3% a 41.5%.

Entre 2018 y 2020, el ingreso corriente total per cápita disminuyó 6.9%. Esta reducción es producto de la caída de todas las fuentes de ingreso, salvo las transferencias monetarias totales, que aumentaron 16.2%, al pasar de $639.67 a $743.51 (es decir las remesas).


F) En cambio, los ingresos de los más ricos se incrementaron de manera sustancial. Según la CEPAL, órgano dirigido por una simpatizante de la 4T, señaló lo siguiente: La riqueza de los 13 multimillonarios que tiene México acumula un saldo positivo en los dos años que lleva la pandemia. Aumentó 11 por ciento entre 2019 y 2021, mientras la pobreza y pobreza extrema no dejaron de crecer pese a los aumentos en el gasto público para transferencias sociales.


Eso permite que dichas tendencias revelen una desigualdad tal que, por cada dólar de riqueza que pueda tener cualquier adulto que viva en México, los 13 multimillonarios que tiene el país acumulan 216 mil 79 dólares (la misma fuente). Esas 13 firmas controlan el 12.2 por ciento del PIB.


Pongamos algunos ejemplos: Carlos Slim logró que su fortuna pasara de 55 mil 930 millones de dólares en 2021, a 81 mil 240 millones de dólares en 2022; una gran parte de ese crecimiento de su fortuna se ha debido a su peso en el actual gobierno de la 4T.


El segundo hombre más rico de México, Germán Larrea tiene una fortuna en 2022 de 30,850 millones de dólares, a diferencia de 2019 que tenía una fortuna de 27,110 millones de dólares, una variación de 13.8 por ciento.


Ricardo Salinas Pliego es el tercer hombre más rico con una fortuna de 15 mil 500 millones de dólares, cantidad que significó un incremento de 0.6 por ciento con relación al año anterior.


La familia Bailléres, que ocupa el 4 lugar, logró un incremento de su fortuna en el mismo periodo de tiempo de 36.5 millones de dólares (datos tomados de la revista Forbes 2022)

Los tres mencionados están vinculados al sector minero, el cual más allá de muchos aspavientos, sigue intocado.


Así es más fácil entender que el punto que tanto propagandizan los epígonos de la 4T sobre el crecimiento per cápita es una farsa.


G) En el terreno del sector primario (agrícola y ganadero), si bien es el sector que más ha crecido, la realidad es que ese crecimiento está vinculado al sector agroexportador o al exportado de carne. En general la situación de los campesinos y en particular de los trabajadores del campo es bastante mala. Veamos algunos elementos:


1.- La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural resaltó que la cerveza es el producto agroalimentario mexicano que más se exporta, al llegar a 130 países. Hasta septiembre de este año se habían vendido tres mil 142 millones de litros y entre los principales destinos se encuentran Estados Unidos, Australia, Canadá y Sudáfrica.


Este dato lo que oculta es quiénes son los dueños del sector cervecero: por un lado está la Corona Budweiser N.V./S.A; solamente el 49 por ciento de las acciones le pertenecen a los mexicanos, en especial a la señora María Asunción Aramburuzabala.


La otra gran cervecera “mexicana” es Heineken, que antes era la cervecería Cuauhtémoc- Moctezuma. El 50 por ciento de esta empresa le pertenece a la señora Eva Gonda Rivera, viuda del magnate Eugenio Garza. Estas dos señoras son las mujeres más ricas de México.


2.- En segundo lugar, se ubicó el tequila, con ventas por 177 millones de litros a agosto de 2021. Esta bebida llega a destinos lejanos como Nueva Zelanda, Kenia, Filipinas, Islas Vírgenes Británicas e inclusive en mercados como Qatar e Irak.


Pero lo mismo que el caso de las cerveceras, la agroindustria tequilera hace mucho que forma parte de las grandes empresas multinacionales de licores. Tequilas como Don Julio, Herradura, El Jimador y Sauza han sido adquiridas por empresas extranjeras y sólo queda una empresa mexicana, José Cuervo.


Los otros productos de exportación son el aguacate, el tomate, el pimiento, los frutos rojos, etc.


Aquí de lo que estamos hablando es de una burguesía agraria que contrata a obreros agrícolas, que les paga un salario por generar un valor, ya sea directamente en la siembra y cosecha de la tierra, en el empaque y traslado y, en algunas ocasiones en su conversión, en productos envasados. La relación que existe ahí no es otra que la de trabajo asalariado-capital.


Este sector agroexportador está completamente relacionado con la dinámica de internacionalización del capital. Lo mismo sucede con el ganado de exportación. Así como el aguacate o el limón que se exportan, las reses no sólo son productos cuya alimentación proviene de la tierra sino que son mercancías, que tienen valor de uso y valor de cambio.


Según el portal Forbes, México es el segundo proveedor de bovinos a los Estados Unidos, teniendo una participación del 20 % en ese mercado. 5 estados (Chihuahua, Sonora, Durango, Tamaulipas y Coahuila, en ese orden) exportan el 94 % de los animales comercializados hacia los Estados Unidos. Está por demás decir que se trata de la mejor carne de México, la que nunca se probará en el país.


Lo “paradójico” (realmente no tiene nada de paradójico, así es el proceso de internacionalización del capitalismo) es que el mercado mexicano importó carne de bovino por un valor de aduana de 709 millones de dólares en 2020, con Estados Unidos como su principal proveedor (una participación de 80.5%) y con Canadá, Nicaragua y Guatemala como abastecedores secundarios.


3.- Más allá de los sectores exportadores, el campo mexicano vive en medio de la catástrofe.


Después de dos años del desastre que ha significado el programa llamado pomposamente Sembrando Vida, ahora, cuando ya es muy tarde, se busca su reorientación.


Veamos algunos de los problemas de este programa:

--De acuerdo con las Reglas de Operación 2021 publicadas en el Diario Oficial de la Federación, de 5,000 pesos de apoyo mensual que les otorga el programa, a los sembradores se les retienen de manera obligatoria 500 pesos, por lo que solo reciben 4,500 pesos. 250 pesos se van a una cuenta de inversión donde los sembradores ahorran por tres años con el objetivo de "ayudar al patrimonio familiar".

250 pesos son destinados para la creación del “Fondo de Bienestar” que se administrará a través de un fideicomiso privado a fin de apoyar a los productores a consolidar proyectos productivos a mediano y largo plazo.


El problema es que todo es oscuro, el tal fideicomiso nunca se creó. Entonces, aunque se dice que ese dinero se encuentra en el Banco del bienestar, realmente nadie lo sabe.


El programa de Sembrando Vida incentivó a los campesinos a arrasar bosques, montes para prepararlo para la siembra. Los árboles les sirven para sus casas o para vender la madera o para lo que sea, y cuando viene el programa vuelven a sembrar.


El Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés), una organización ambiental sin ánimo de lucro, con sede en Washington, que ha trabajado con el Gobierno mexicano para monitorear los resultados del proyecto, estima que el programa pudo haber causado la pérdida de casi 73 mil hectáreas de cobertura forestal en 2019, su primer año completo, según un estudio basado en imágenes satelitales. Esto sería un área casi del tamaño de la ciudad de Nueva York.


En un buen número de casos, de los más de 400 mil campesinos registrados en el programa existen una serie de nombres que se repiten, ya que medianos y grandes propietarios están poniendo la tierra a nombre de sus hijos para que de esa manera se reciba el apoyo.


Pero lo realmente lamentable es que, antes de Sembrando vida, se calculaba que el 80 por ciento de la producción era de maíz y de todos los productos que crecen a la sombra del maíz; esta proporción ha caído de manera dramática, pero además en esas tierras la siembra del maíz se usaba fundamentalmente para el autoconsumo (85 por ciento); ahora se les puso a sembrar árboles maderables, sin ningún estudio de suelo y sin que (muchas veces) tengan acceso a ese tipo de árboles.


Esa idea le fue vendida a AMLO por el magnate Alfonso Romo, que genera sus ganancias precisamente de la utilización de esos árboles. Lo lógico, en un país donde la producción de granos y de productos base de la alimentación de la mayoría de los mexicanos estaba a la baja, hubiera sido destinar una buena parte de los recursos hacia garantizar la autosuficiencia alimentaria.


Pero en lugar de eso se privilegió la visión empresarial de ubicar al campo como una mercancía más, y sacar de su interior no los alimentos para esos pueblos y para el resto de los mexicanos, sino bienes para la industrialización.


Ahora que existe la evidencia de la crisis alimentaria que se está desarrollando en el mundo, se quiere rehacer la estrategia, pero ya es tarde.


No sólo por el daño que se ha hecho a la tierra, sino porque se ha creado una capa de campesinos que ya no trabajan la tierra, sino que estiran la mano para recibir dinero.

La consecuencia de esa política ha sido destruir el campo y las relaciones sociales que ahí se establecen. Según datos oficiales, el volumen de las importaciones mexicanas de granos básicos y oleaginosas en 2021 fue de 38.7 millones de toneladas[xxiv], mientras en 2020 fue de 35 millones de toneladas, es decir, una diferencia anual de apenas 10 por ciento, muy lejos del 56 por ciento que se reportó en cuanto a valor.


En 2021, de 15 mil millones de dólares desembolsados, 5 mil 52 fueron para importar maíz.

Con relación al trigo, con información del Banco de México y del INEGI, México gastó el año pasado mil 623 millones de pesos en importaciones, 56 por ciento más que en 2020. La importación de frijol también se incrementó de manera sustancial, al pasar de 145 mil toneladas a 186 mil, una diferencia de 29 por ciento.


Frente a esa realidad ahora se quiere reubicar el programa de Sembrando Vida hacia el auto sustento; el 15 de mayo de 2022, AMLO dijo: “Estamos pensando que el programa ‘Sembrando Vida’ se oriente a básicos o que se vayan intercalando cultivos, que, si se siembra café, si están sembrando cítricos, naranja, limón, árboles frutales, ahí se siembre el maíz… Entonces tenemos que orientarnos al maíz, desde luego también frijol, también arroz. Somos deficitarios en arroz, estamos comprando el 80% de lo que consumimos, muchísimo, y ahora también vamos a tener problemas con el trigo porque es el que está aumentando más de precio a nivel internacional, entonces tenemos que producir más y pensar en el autoconsumo y producir lo que necesitamos”.


Si no fuera tan trágico esto provocaría risa. Tuvieron a 400 mil campesinos entretenidos con la siembra de árboles frutales y maderables y ahora se les dice que hay que regresar a lo básico. Aquí hay algo más que simplemente el actuar en función del proceso de globalización del capitalismo como sistema, también existe una carencia completa de una mediana capacidad para tratar uno de los temas nodales de la sociedad mexicana: la crisis agrícola que existe en México (más allá del éxito de los menos) y la miseria que se extiende por el México agrícola que, a pesar de los datos manipulados, sigue siendo la mayoría del país.


H) Finalmente habría que hablar del crecimiento de la inflación y vincularlo con los cálculos de crecimiento del PIB mexicano.


Hasta mayo de 2022 la inflación se ubicaba en 7.58%. Para darnos una idea de la dimensión del problema, hay que señalar que la inflación en 2015 se ubicaba en 2.13.


Existe inflación, se produce con un aumento general de los precios en general, que da como resultado que por cada peso puedan adquirirse hoy menos bienes y servicios que ayer. Es decir, la inflación reduce el valor de la moneda con el tiempo, más allá del tipo de cambio. Eso es lo que significa pasar de 2.3 en 2015 a 7.58 en mayo de 2022.


Los productos que más incrementos sufrieron en el mes de mayo, según datos del INEGI, fueron el jitomate, la gasolina de bajo octanaje, el pollo y el aguacate. Como siempre, estos fenómenos económicos no tienen la misma repercusión para todos por igual, por ejemplo:

Para las familias de ingresos más bajos, que perciben alrededor de 9 mil 938 pesos al trimestre (3 mil 313 al mes), el incremento en el precio de la canasta básica es de 8.74% anual; en contraste, aquellas familias que perciben en promedio 163 mil 282 pesos al trimestre (54 mil 427 al mes) registran un encarecimiento de 7.48% anual en su canasta de consumo.


En el menor nivel de ingreso, los hogares dedican 7.2% de su gasto a verduras, legumbres y semillas (con inflación anual de 13.1 por ciento en abril 2022), mientras que esa proporción es de 4.8 por ciento en el nivel medio de ingresos y 2.2 por ciento en el nivel más alto.[xxv].


Lo que esto quiere decir es que la inflación es antes que nada un mecanismo para reducir la capacidad de compra de los salarios. Y de lo que no hay duda es que la inflación casi siempre está relacionada con una baja en la productividad y una caída de la producción. En ese sentido, no es producto de un complot de un grupo para subir los precios, tampoco de un creciente déficit fiscal o de un exceso de demanda. Como todo en la economía, la inflación está ligada a la ley del valor y a la propiedad privada de los medios de producción, es decir, si el valor de una mercancía está determinado por el tiempo de trabajo socialmente necesario, si ese tiempo de trabajo es mayor, el precio de esa mercancía será mayor.


La crisis que estamos viviendo de las cadenas de suministro (cadenas de valor); la crisis de los granos, por “culpa” de la guerra (realmente es por culpa de las cuatro grandes multinacionales de producción y comercio de granos: Archer Daniels Midland (ADM), Bunge, Cargill y Louis Dreyfus, (llamadas las ABCD), controlan la mayor parte del comercio internacional de cereales y granos, y tienen gran influencia sobre la determinación de los precios internacionales de los alimentos); el incremento de los precios de los energéticos como consecuencia de que la masa de mercancías vinculadas a este sector se ralentizó como producto de la guerra, ya que una serie de empresas bajaron su producción de manera importante, todo esto implica aumentos en los precios de las mercancías.


A pesar del escándalo que se hizo con el llamado Paquete contra la Inflación y la Carestía, que supuestamente puso bajo control a 22 productos fundamentales para la dieta del mexicano, el resultado ha sido patético. De acuerdo con datos oficiales, los precios mínimos y máximos de la canasta básica muestran incrementos de entre 12 y 27 por ciento en las diferentes regiones del país, solamente un mes después de que se firmó el acuerdo.


I) El consenso de los analistas consultados por el Banco de México (Banxico) prevén un crecimiento de entre 1.4 y 1.72 por ciento de la economía del país para este 2022, con lo cual el sexenio de AMLO tendrá un “crecimiento” de alrededor de cero al acabar su mandato. Y si se confirma la recesión internacional para 2023, pues el crecimiento del PIB en términos reales (con todo lo relativo del término) será menor.


J) Al mismo tiempo las ganancias de las grandes empresas multinacionales y las nacionales habrán crecido como nunca.


K) Asimismo, los especialistas consideraron que estas presiones inflacionarias llevarían a que el Banco de México continúe con el ciclo de alza de tasas de interés, por lo que este año el referencial cerraría en 8.25 por ciento, desde el 6.5 por ciento actual.


Eso inhibirá el proceso productivo; si la tasa de interés es alta, el costo del crédito será mayor, el crecimiento menor y, se supone que la inflación será menor.


Para un país que simplemente no crece como México, tasas de interés altas pueden traer consecuencias muy negativas.


Expliquémonos. Si tomamos en consideración que más del 50 por ciento del PIB nacional se ubica en la micro, pequeña y mediana empresa, este tipo de negocios viven del crédito. Si éste es barato, tienen más posibilidades de crecer, pero, al contrario, si el mismo se encarece, no sólo ganarán menos, sino que muchas de estas empresas corren el riesgo de desaparecer.


Al final Lo único que pueden mostrar como botón de orgullo es la innegable inserción de México, bueno de su mano de obra, en las cadenas de valor; claro con salarios ridículos a comparación del valor que están generando. Así el camino iniciado por Carlos Salinas de Gortari está siendo concluido en la presente “administración”. Después de muchos discursos, chistoretes y dichos se logró volver a convertir a la economía mexicana en una economía de enclave.


La situación de vida de la inmensa mayoría de la población mexicana se encuentra en uno de sus peores momentos: incremento de la explotación; expulsión de centenares de miles de mexicanos del país; incremento del despojo de la tierra en especial de los pueblos originarios; destrucción ambiental, sequías; incremento de la presencia del crimen organizado, que se usa no únicamente para controlar hasta los más mínimos procesos de producción, distribución y consumo de la población (la disputa por los puestos de venta de pollo en los mercados no es sino un botón de muestra) sino que se usa para lastimar de una manera definitiva las relaciones sociales de vida de los pueblos, las comunidades, los barrios, y lo que se mantiene como redes de resistencia al sistema; el incremento de los feminicidios, los más de 100 mil desaparecidos; los 121,665 asesinados de manera dolosa en lo que va de la “administración” de López Obrador; el deterioro de la educación y la salud. En fin, el cuadro de México en el presente es el de un territorio de desolación.

[i] Datos tomados del texto de Michael Robert que se puede consultar en https://www.sinpermiso.info/textos/2022-no-pinta-bien

[ii]https://datosmacro.expansion.com/ipc-paises/usa#:~:text=La%20tasa%20de%20variaci%C3%B3n%20anual,es%20del%204%2C8%25. [iii]https://datosmacro.expansion.com/ipc-paises/brasil https://www.statbureau.org/es

[iv]https://www.infobae.com/economia/2022/05/18/a-cuanto-llegaran-la-inflacion-y-el-dolar-los-pronosticos-de-los-analistas-para-2022/ [v]https://gestion.pe/economia/empresas/valor-bursatil-de-apple-supera-al-pbi-de-brasil-argentina-y-mexico-en-conjunto-noticia/#:~:text=Apple%20empez%C3%B3%20con%20fuerza%20este,Am%C3%A9rica%20Latina%2C%20inform%C3%B3%20BBC%20Mundo. [vi]https://es.statista.com/estadisticas/552868/numero-de-empleados-de-apple-a-nivel-mundial/ [vii]https://www.businessinsider.es/asi-es-iphone-city-ciudad-china-donde-fabrican-mitad-iphone-mundo-dentro-246516 [viii]https://es.statista.com/estadisticas/635460/ingresos-de-apple-2004 [ix]https://www.eleconomista.com.mx/empresas/llegadas-de-IED-a-Mexico-aumentaron-8.7-en-2021-20220221-0031.html [x]https://news.delta.com/delta-completa-exitosamente-su-oferta-publica-para-adquirir-acciones-adicionales-de-grupo [xi]https://expansion.mx/empresas/2020/09/29/empresas-extranjeras-aumentan-su-poder-economico-pais#:~:text=Tan%20solo%20en%20la%20%C3%BAltima,con%20un%20an%C3%A1lisis%20de%20Expansi%C3%B3n. [xii]https://expansion.mx/empresas/2020/09/29/empresas-extranjeras-aumentan-su-poder-economico-pais [xiii]https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2020/MYPIMES20.pdf [xiv]https://udgtv.com/noticias/gobierno-mexicano-admite-ha-costado-trabajo-recuperar-pib-prepandemia/ [xv] nytimes.com./2022/07/01/wor…nytimes.com/2022/97/01/wor…

[xvi] INEGI. ESTADÍSTICAS A PROPÓSITO DEL DÍA INTERNACIONAL DEL MIGRANTE 18 DE DICIEMBRE [xvii]https://elpais.com/mexico/2022-02-01/las-remesas-en-mexico-alcanzan-un-record-historico-de-51594-millones-de-dolares-en-2021.html [xviii]https://www.latimes.com/espanol/mexico/articulo/2022-02-01/las-remesas-record-dan-un-respiro-a-la-economia-de-mexico#:~:text=%E2%80%9CLo%20que%20nos%20acaban%20de,presidente%20este%20fin%20de%20semana. [xix]http://boletin.org.mx/Noticia/coneval-equivalen-remesas-a-70-de-los-ingresos-salariales [xx]https://www.cemla.org/ [xxi]https://www.coneval.org.mx/Medicion/Paginas/ITLP-IS_resultados_a_nivel_nacional.aspx [xxii] Ídem [xxiii]https://elpais.com/mexico/2022-03-10/la-onu-advierte-de-que-los-carteles-mexicanos-lavan-millones-de-dolares-a-traves-de-criptomonedas.html [xxiv]https://www.elpais.cr/2022/01/31/importacion-de-granos-basicos-alcanza-en-2021-record-de-15-000-millones-en-mexico/#:~:text=El%20volumen%20de%20las%20importaciones,report%C3%B3%20en%20cuanto%20a%20valor. [xxv]https://imco.org.mx/wp-content/uploads/2022/05/Inflacio%CC%81n-en-los-hogares_Boleti%CC%81nIMCO_20221011-3.pdf

6,499 views