top of page

Peor de lo que puedas imaginar

Publicado en Craig Murray

26 de abril de 2024

Por Craig Murray

Traducción: Radio Zapatista



Los gobiernos no pueden tomar grandes decisiones con extrema rapidez excepto en las circunstancias más extremas. En todos los Estados existen mecanismos que consideran las decisiones políticas, las sopesan, involucran a los distintos departamentos del Estado cuyas actividades se ven afectadas por esa decisión y llegan a una conclusión, aunque no necesariamente buena.


La decisión de suspender la financiación de la ayuda a la UNRWA no fue tomada por numerosos Estados occidentales en un solo día.


En el Reino Unido, varios ministerios gubernamentales diferentes tuvieron que coordinarse. Incluso dentro de un solo ministerio, el FCDO, las opiniones tendrían que coordinarse mediante comunicaciones escritas y reuniones interdepartamentales entre los departamentos que se ocupan de Oriente Medio, las Naciones Unidas, los Estados Unidos, Europa y luego, por supuesto, entre los departamentos diplomáticos. y alas de desarrollo del ministerio.


Ese proceso incluiría buscar las opiniones de los embajadores británicos en Tel Aviv, Doha, El Cairo, Riad, Estambul y Washington y ante las Naciones Unidas en Ginebra y Nueva York.

No es necesariamente un proceso largo, pero no es un día de trabajo, ni tendría por qué serlo. No hubo ningún impacto práctico en hacer el anuncio de recortar la financiación de la UNRWA un día antes o un día después.


Consideremos que el proceso paralelo tuvo que completarse en Estados Unidos, Canadá, Alemania, Australia y todas las demás potencias occidentales que contribuyeron a la hambruna en Gaza al recortar la ayuda a la UNRWA.


Todos estos países tuvieron que seguir sus procedimientos, y sólo mediante una coordinación previa –con semanas de antelación– entre estos Estados anunciaron todos el mismo día la destrucción del sistema de soporte vital para los palestinos, entonces absolutamente necesitado.


Y luego considere que ahora sabemos con certeza que los israelíes no habían presentado prueba alguna de la complicidad de la UNRWA en la resistencia de Hamas, en la que supuestamente se basaron estas decisiones en todos esos Estados.


No tengo ninguna duda de que la élite política occidental, herramientas pagadas de la maquinaria sionista, es cómplice del genocidio de los palestinos y de la limpieza étnica de Gaza a un nivel mucho más profundo de lo que el pueblo ha comprendido hasta ahora. La negativa de Starmer y Sunak a contemplar la posibilidad de poner fin a la venta de armas y al apoyo militar a Israel no se debe a inercia ni a preocupación por la industria armamentística. Es que apoyan activamente la destrucción de los palestinos.


La decisión coordinada de las naciones occidentales de acelerar la hambruna deteniendo la financiación de la UNRWA se anunció dentro de una hora, tras el fallo de la CIJ de que los habitantes de Gaza estaban en riesgo inmediato de genocidio, y expulsó de los titulares de los medios el fallo adverso contra Israel.


Esto envió la señal más clara en respuesta de que el derecho o las instituciones internacionales no impedirían que las potencias occidentales cometieran genocidio.


Las potencias occidentales no dan un comino por los 16.000 niños palestinos masacrados. Ninguna evidencia de fosas comunes en los hospitales los moverá. Sabían que se estaba produciendo un genocidio y continuaron armándolo e instigándolo activamente.


Este genocidio es el objetivo deseado de Occidente. Ninguna otra explicación es remotamente plausible.



El apoyo político de Occidente para este genocidio no es un accidente


Nunca he creído la idea de que Biden está tratando de frenar a Netanyahu, al mismo tiempo que arma y financia a Netanyahu y utiliza fuerzas estadounidenses para luchar junto a él.


Biden no está haciendo ningún esfuerzo por frenar a Netanyahu. Biden apoya plenamente el genocidio.


Mi interpretación de esto se vio reforzada cuando recordé los asesinatos israelíes del Mavi Mamara en 2010, cuando mataron a diez trabajadores humanitarios desarmados que intentaban llevar ayuda de la Flotilla de la Libertad a Gaza. Las acciones de Israel fueron claramente asesinas y violaron el derecho internacional. Joe Biden, como vicepresidente, defendió firmemente a Israel entonces. Es esencial entender que Genocide Joe siempre ha sido Genocide Joe.


Joe Biden tomó la iniciativa de defender la redada ante el público estadounidense. En una entrevista con PBS, describió la incursión como “legítima” y argumentó que los organizadores de la flotilla podrían haber desembarcado en otro lugar antes de transferir la ayuda a Gaza. “Entonces, ¿cuál es el problema aquí? ¿Cuál es el problema de insistir en que vaya directamente a Gaza?” Biden preguntó sobre la misión humanitaria. “Bueno, es legítimo que Israel diga: ‘No sé qué hay en ese barco’. Estos tipos están lanzando ocho o 3.000 cohetes contra mi gente’”.


Netanyahu no está superando a Biden. Es cómplice activo de Netanyahu y comparte con él el objetivo de una ocupación israelí total de Gaza después de que el pueblo palestino sea asesinado o expulsado al Sinaí. También comparte con Netanyahu el objetivo de un conflicto regional más amplio en el que Estados Unidos y los Estados del Golfo se alíen con Israel contra Irán, Siria, Yemen y Hezbolá. Ésta es su visión conjunta de Oriente Medio, el Gran Israel y la hegemonía estadounidense que opera a través de las monarquías suníes.

Si cree en todos los giros de la Casa Blanca acerca de que Biden intenta contener a Netanyahu, le sugiero que mire en cambio a los portavoces de la Casa Blanca y del Departamento de Estado que se niegan a aceptar cualquier caso de atrocidad de Israel y ceden ante Israel cada uno de los crímenes.


Actualmente estoy en Pakistán y debo decir que ha sido un gran alivio estar en un país donde todos entienden por qué ISIS, Al Nusra, etc. nunca atacaron los intereses israelíes y ven precisamente lo que los gobiernos occidentales están haciendo en Gaza. Lo que entienden los países en desarrollo; afortunadamente, también lo entiende la Generación Z en Occidente.


Los regímenes árabes del Golfo y Jordania dependen de los servicios de seguridad y la vigilancia israelíes y estadounidenses para protegerse de su propio pueblo. La falta de protestas callejeras realmente masivas contra sus propios regímenes por parte de los pueblos árabes es un testimonio directo de la efectividad de esa cruel represión, particularmente cuando Estados como Jordania en realidad luchan junto a Israel contra las armas iraníes.


La carta antiiraní es, por supuesto, el truco que tanto a Biden como a Netanyahu les queda por jugar. Al promover una escalada con Irán, los políticos occidentales pudieron adoptar la posición de afirmar que los argumentos a favor de armar a Israel estaban probados, y creo que quedaron genuinamente perplejos al descubrir que el público no se lo creía.


La clase política, en todo el mundo occidental y el mundo árabe, está completamente divorciada de su pueblo en Gaza. Estamos asistiendo a una represión mundial, mientras la policía irrumpe en conferencias pacíficas en Alemania, la policía golpea a los estudiantes en los campus estadounidenses y en el Reino Unido los ancianos blancos como yo sufren el tipo de acoso continuo que sufren desde hace mucho los jóvenes musulmanes.


Esto no es obra de Netanyahu actuando como un pícaro. Es el resultado de las maquinaciones de una clase política profesional en todo el mundo occidental soldada al sionismo, con la supremacía de Israel como un artículo de creencia fundamental.


Los tiempos no son tan oscuros por casualidad. Fueron diseñados para ser así de oscuros.

(Para donaciones al blog de Craig Murray, visita: www.craigmurray.org.uk)


Commentaires


bottom of page