top of page

La historia perdida y no contada de los kurdos

Publicado en Kurdistán América Latina

1 de septiembre de 2023

Por Washington Kurdish Institute

El Washington Kurdish Institute (WKI) recibió a Soran Hamarash, autor de La historia perdida y no contada de los kurdos: redescubriendo el inicio de la civilización occidental y el origen de las lenguas indoeuropeas.


Soran Hamarash, escritor, académico, historiador y lingüista kurdo, ha dedicado casi 30 años de su vida a estudiar a los kurdos y su historia. Su libro lleva a los lectores por un viaje exhaustivo a través de los inicios de la escritura y la agricultura, que son parte integral de las primeras civilizaciones y de la historia de los kurdos.


Hamarash sostiene que los fundamentos modernos de nuestra comprensión de la historia y la civilización antiguas no se establecieron con el propósito de conocer el pasado, sino más bien para servir a agendas ideológicas, religiosas y políticas. Esto ha llevado a los estudiosos a adoptar enfoques no objetivos, lo que ha dado lugar a un tratamiento selectivo y aislado de las personas en los registros históricos. Como consecuencia, la historiografía existente no refleja la naturaleza orgánica de la sociedad humana, lo que conduce a importantes malentendidos sobre la historia antigua y a una historia perdida y no contada para los kurdos.

-Soran, si quieres ampliar lo que estudiaste, lo que encontraste y lo esencial de tu libro, creo que sería estupendo.


-La historia de los kurdos ha sido escrita por forasteros. Obviamente, eso no es del todo negativo, pero quiero decir que los kurdos no han escrito su historia como es debido hasta ahora. Lo que se ve actualmente en el mundo académico es que se estereotipa a los kurdos. Por ejemplo, la Enciclopedia Británica, una de las enciclopedias más grandes del mundo, presenta a los kurdos como nómadas hasta el siglo XX. Dice que eran pastores en las montañas hasta que cayeron bajo el control de las potencias coloniales. Y eso obligó a los kurdos a tener una vida sedentaria y empezar a practicar la agricultura. Antes del siglo XX, según el mundo académico general, los kurdos eran nómadas en esas montañas.


Pero cuando se examinan las pruebas, se ve un pueblo totalmente distinto. Tenemos libros escritos hace 1200 años que presentan a los kurdos de forma totalmente diferente. Yo era joven y me miré a mí mismo antes de mirar a los kurdos, porque tenía una vida paralela en casa. Éramos kurdos. Mi padre me dijo: “Somos kurdos y debemos seguir siéndolo”. Pero no me dio más. Cuando iba a la escuela, leíamos en los libros de historia que no existíamos.


Había dos mundos en los que se discutía mi existencia: en el mundo de los libros de historia no existíamos, pero en casa sí. Esta contradicción me hizo leer, desde muy joven, para empezar a entender por qué ocurre esto.


Para mí, la historia de la humanidad está conectada en todos los sentidos. Para entenderlo, estudié la religión antigua, a los ingleses, a los franceses, quería entenderlos porque toda la humanidad, de alguna manera, está conectada. Por ejemplo, hubo un profeta llamado Mani.


Este profeta, antes del Islam, era muy conocido en todo el mundo. Su padre y su madre eran de Hamdan. Esas zonas formaban parte del territorio kurdo. Procedía de esa familia y su religión se extendió desde China hasta Europa. Era muy influyente.


No apreciábamos esta conexión. Por eso, no me centré en comprender a los kurdos: porque estudié todas esas religiones y nacionalidades diferentes que me ayudaron a ver a los kurdos dentro del panorama más amplio de la historia de Oriente Próximo y también de la historia de Europa. Que Oriente Medio y Europa están muy conectados no es algo visible.


Pero cuando profundizas, comprendes cómo viajan las palabras, por ejemplo, una palabra sumeria como “grî” en sumerio significa “llanto”. Grî significa llanto, y cambió en inglés para convertirse en “cry”. Y en francés algo parecido. No puedo recordar todas estas palabras. Y puedes encontrar en italiano diferentes formas que ligeramente el significado cambia. Eso es comprensible para las palabras cuando se extienden por el mundo, porque pierden parte de su significado pero permanecen dentro del mismo círculo de lenguas. Esta es la historia de cómo empecé a entender a los kurdos.


-El pueblo kurdo ha luchado durante siglos para ser reconocido como una identidad propia. ¿Cómo aparece esta lucha en esta larga visión de la historia de Kurdistán?


-Remontémonos a la Primera Guerra Mundial. Tras la Primera Guerra Mundial, las potencias coloniales se guiaron por sus instituciones. Estas instituciones carecían de un conocimiento profundo de Oriente Próximo, porque accedían principalmente a la historiografía griega y al conocimiento obtenido de la Biblia. Las dos fuentes principales para comprender Oriente Próximo eran la historiografía bíblica y la griega. Y estas dos están desequilibradas. No nos cuentan toda la historia de la región. Los kurdos, en esa historia desequilibrada, no existían.


Cuando dibujaron el mapa, los kurdos no estaban reconocidos. Tenemos que entender siempre que los responsables políticos y quienes toman las decisiones consultan a los historiadores y la historia forma parte de ello. Cuando llegaron a Oriente Próximo, estas potencias coloniales tenían una comprensión muy pobre de la realidad, y su política y sus políticas se basaban en eso.


En todo lo que se toca sobre los kurdos, hay que desafiar las opiniones establecidas. La opinión académica actual dice que los kurdos fueron nómadas hasta hace 800 o 900 años. Pero los kurdos escribieron su historia durante el siglo IX. Los principales libros de ciencia y matemáticas fueron escritos por kurdos, pero luego desaparecieron. Cuando digo desaparecieron, muchas fuentes fueron destruidas intencionadamente en Oriente Próximo para engañar a la gente.


La perspectiva académica afirma que los kurdos no se conocían a sí mismos como etnia diferenciada hasta hace 300 o 400 años. Afirman que el dialecto soraní no fue una lengua escrita hasta hace 300 años. Esto se puede ver en Cambridge, en Harvard. Mostraré un poema en soraní escrito hace 900 años. Y cada día aparecen nuevos manuscritos que demuestran que todo sobre la historia de Kurdistán es erróneo ahora, porque los kurdos son el principio. Kurdistán: los historiadores están de acuerdo y llaman [a esta zona] la cuna de la humanidad. Los kurdos viven en la tierra que acogió la historia de Abraham, de Noé… todo está en la tierra de los kurdos.


Pero Kurdistán se estudia aislado de esto y de la historia. Este libro intenta abordar esa cuestión. Lo bueno, sin embargo, es que este libro no está ahí para quedarse en una estantería. Soy un contador de historias. Me encanta hablar de estas historias. Es la historia de los kurdos, pero también es la historia de la humanidad. Porque a través del sumerio, podemos entender muchas cosas. Por ejemplo, la media luna que se ve en la mezquita: la llaman símbolo islámico, pero era un símbolo de un dios sumerio, la estrella y la media luna.


Puedes ver esa estrella y esa media luna en el emblema de ciudades de Europa. En la ciudad británica de Portsmouth, en el emblema de ciudades en Alemania, en Polonia, y en monedas romanas y sasánidas. Este símbolo sumerio se llama actualmente islámico, pero no lo es.


-Así que el registro histórico y la historiografía en torno a este registro ha excluido o minimizado a los kurdos, pero cuando usted menciona las conexiones entre la identidad kurda moderna y el pasado, me pregunto si tiene algunos ejemplos de esas líneas maestras.


-Comprender a los kurdos requiere una mente abierta. Si sigues el método convencional, no lo entenderás. Por ejemplo, en la cultura kurda se escupe, y recuerdo haber visto a mi padre escupir, pero siempre lo hacía de inmediato y yo no sabía por qué. Y leí que es una costumbre sumeria. Nunca se permite escupir sin estamparlo. Mi padre lo hacía inconscientemente. Incluso el pan -el amasado del pan-, la palabra para la cebada y otras palabras agrícolas -después de 5.000 años- todavía las usamos. Cuando hablo aquí en casa, el 60% de las palabras se encuentran en sumerio y unas pocas en hitita, la lengua mediana.


No tenemos muchos detalles de la lengua sumeria, pero sí un número razonable de palabras que nos pueden indicar aspectos de la gramática y, sobre todo, vocabularios relacionados con los caballos. Son totalmente kurdos.


Todo lo que vemos ahora puede relacionarse con el pasado. Entre ISIS y los kurdos, ves esa contradicción final de la mujer luchando al descubierto. Y ves dónde las mujeres fueron obligadas a quedarse en casa. Me remonté 5.000 años atrás en las leyes y la costumbre kurda de no cubrir la cabeza y la costumbre de cubrir la cabeza por ISIS y las personas que están lingüística y culturalmente conectados a ISIS. Su ley dice que no salgas sin velo. Esto es acadio. Y como dicen los textos asirios, las mujeres casadas no pueden salir de casa sin velo. Mientras que las mujeres sumerias, julias y medas nunca se cubrían. Y podían participar en negocios mientras que a las mujeres acadias y asirias no se les permitía hacer ningún negocio.


Estaban controladas por hombres. He rastreado desde las luchadoras kurdas hasta las mujeres que han luchado a lo largo de la historia. Hay 50 hombres contados en un pueblo de Kurdistán que llevan el apellido de su madre en lugar del de su padre. Tengo pruebas de que un príncipe kurdo usaba el apellido de su madre hace 1000 años, y de nuevo hace 200 años. A lo largo de la historia hay personajes importantes en Kurdistán y nadie sabe que el apellido que utilizan es el materno. Las mujeres han tenido poder en la sociedad kurda durante los últimos 100 años. Los intentos de los gobiernos iraní, iraquí, turco y sirio de asimilar a los kurdos cambiaron parte de esa cultura. Todo lo que se ve ahora está relacionado con el pasado.


FUENTE: Washington Kurdish Institute / Traducción y edición: Kurdistán América Latina


bottom of page