Imaginar el mundo a paso de caracol

Publicado en Camino al Andar

23 de agosto de 2022

Por Xavie Gálvez - Red Universitaria Anticapitalista


¿A 19 años del nacimiento de los caracoles zapatistas, por qué seguir apostando por la organización desde la autonomía? ¿A qué nos convoca el zapatismo a quienes nacimos después del levantamiento?


Nacer en un mundo feminicida, genocida, racista, lesbofóbico, transfóbico y todas las violencias que podamos enlistar es nacer con la imaginación cooptada y el cuerpo herido. Es sentir la presencia del Estado en la escuela, en la casa, en la piel y el deseo. Nacer en este mundo y querer existir distinta(o)(e) nos ha llevado a mirar al zapatismo. En la organización de las y los compañeros zapatistas hemos encontrado referentes de acción política para construir y defender mundos más allá del estado. De la organización de las compañeras zapatistas hemos aprendido que es posible hacerle frente a la violencia feminicida.


En el primer encuentro de mujeres que luchan en el 2018 las compañeras nos dieron ejemplo de cómo hacer tiempo y espacio para recibir a miles de mujeres de todo el mundo, sin aceptar ni 1 peso del mal gobierno. Y aún más, nos enseñaron la importancia de la escucha rebelde. De guardar silencio y escuchar lo que la otra, le otre, tiene que decir sobre su mundo, por más diferente que éste sea del nuestro. Así, la organización de las compañeras desde los caracoles es para nosotras una vela, o más bien una fogata, un incendio, que alumbra el camino y nos ayuda a pensarnos distintas(e)s y a construir formas de relacionarnos más allá del Estado.


También, los caracoles nos han enseñado cómo habitar un territorio sin destruirlo y cómo organizarnos desde la diversidad que somos sin la necesidad de seguir manuales políticos ni discursos dogmáticos. Los caracoles nos convocan a sostener la escucha rebelde como brújula política, cada quien a su tiempo y a su modo.


Así, el zapatismo es para nosotres, un referente de imaginación política y afectiva.


Y es por eso que hoy, frente a las amenazas de violación a las compañeras defensoras de derechos humanos, frente a los desplazamientos forzados, la quema de casas y destrucción de alimento, creemos que nos toca regresar un poco de esa luz que nos han dado en estos 19 años.


Decir aquí estamos, compañeras zapatistas que resisten desde los caracoles, no nos hemos olvidado de ustedes y hoy les ofrecemos nuestra palabra, nuestra denuncia, y las acompañamos. Ya sea desde la toma de la explanada de Bellas Artes, la toma de las redes sociales o desde el Festival por la Vida y por la paz en Ciudad Universitaria, en este Agosto Rebelde celebramos sus logros, porque sabemos lo que han costado y denunciamos la violencia que el Estado ejerce en contra de ustedes todos los días.


Y para hacer resonar su palabra, su lucha, su fogata, compartimos el poema “Mujer valiente” escrito por bases de apoyo zapatistas para el festival comparte por la humanidad:


Poesía “Mujer valiente” – Caracol de La Realidad


Nos olvidaron muchos años por no tener derechos,

no tuvimos voz ni voto en cualquier cargo.

Los malos gobiernos y el sistema capitalista

aplastaron nuestros derechos

sólo por ser mujeres indígenas y mestizas.

En esos años pasados

no tuvimos la voz de gobernar.

Vivimos bajo la sombra,

la sombra de la oscuridad

sólo por ser mujeres indígenas,

pero mujeres con la verdad.

Gracias a la lucha armada

estamos practicando nuestros derechos fundamentales

para una sociedad digna y generosa.

De la sombra de la oscuridad nace la claridad,

la semilla de la palabra y el fruto de la libertad.

Nosotras las mujeres Zapatistas

estamos practicando nuestros derechos fundamentales

para una sociedad digna y generosa.

Nosotras las mujeres Zapatistas

estamos aplastando la fuerza del mal gobierno

con los trabajos colectivos

y los cargos de nuestra lucha autónoma.

La semilla de la palabra está creciendo,

tenemos que cumplir para alcanzar la liberación del país.

Como mujeres Zapatistas aquí mandamos y el gobierno obedece.

Nuestra lucha es justa y verdadera.


Nosotras no somos palomas pero alas tenemos.

Los dueños del poder tiemblan de miedo.

Como mujeres Zapatistas

tenemos derecho de participar en colectivo para apoyar nuestra lucha.

En estos momentos ejercemos los cargos de los tres niveles de gobierno,

del pueblo, del municipio y de la zona.

Compañeras y compañeros,

seguiremos nuestra lucha.

La hora ha llegado,

somos la luz del amanecer,

la luz brillante del ojo y del mundo.


Así, desde la Red Universitaria Anticapitalista apostamos por la organización desde la autonomía porque hemos visto que es en territorios liberados– tanto físicos como afectivos– que la vida puede florecer. A quienes nacimos después del levantamiento el zapatismo nos convoca a tejer formas de habitar el mundo más cerca del caracol y más lejos de la hidra.


Si el caminar de los caracoles es capaz de cruzar el océano sin preguntar ni pedir permiso, hagámonos caracol y burlemos toda frontera.


Les invitamos a celebrar los 19 años de los caracoles el 31 de agosto en Ciudad Universitaria.



1,707 views

Recent Posts

See All