Esta lucha también es de mujeres

Publicado en Camino al Andar

29 de mayo de 2022

Por Márgara Millán

Foto Compañera Petra: Francisco Lion


"Esta lucha también es de mujeres"

Sitlali Chino Carrillo


En la Biblioteca de Publicaciones Oficiales del Gobierno de la República con fecha 06 de febrero del 2019 se puede encontrar una entrada que dice así: Wixárika, un pueblo en comunicación. Lo que consigna la nota se refiere a un libro cuya autora es Luz Chapela . La primera edición es del 2006 y su reedición del 2014, por la Secretaría de Educación Pública.

Se trata de un trabajo sensible y cuidadoso, que plantea de entrada que el pueblo wixárika habitaba desde hace siglos en “su territorio ancestral”, en lo que hoy denominamos territorio nacional. Más precisamente, en la Sierra Madre Occidental, y en los estados de Jalisco, Nayarit y Durango.


Son pues, como muchos otros pueblos en nuestro país, una nación anterior a la nación.


El primer embate de conquista fue con los españoles. Pero como sabemos, , la conquista siguió durante la República, así como sigue hoy día.


“A lxs wixaritari (plural de wixárika) a veces se les llama, equivocadamente, huicholes. La palabra huichol quiere decir “el que huye” y ellos no huyen.El término wixárika significa “persona de corazónprofundo que ama el conocimiento”. Éste es el nombre verdadero del pueblo wixárika.” (p. 11)


Efectivamente, el pueblo wixárika no huye. Hoy están acá. Han venido caminando, hombres y mujeres. Los trae un reclamo histórico: la restitución de sus tierras, ocupadas por ganaderos. “10 mil 448 hectáreas ocupadas por 81 posesionarios en Huajimic, y más de 800 hectáreas con el ejido de Puente de Camotlán y varios individuos. Aunque la mayoría de los litigios lleva más de 15 años, con varias sentencias a favor de la comunidad, solamente se han ejecutado en 2 por ciento de la tierra” (Ribeiro https://www.jornada.com.mx/notas/2022/05/21/economia/marcha-wixarika-cuidando-el-mundo/

Foto: Francisco Lion


Vienen así a: “solicitar al Ejecutivo federal que les sea restituido el territorio que el 15 de julio de 1953 les fue reconocido por resolución presidencial que ampara 240-447 ha-4a-Oca, publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 19 de septiembre del mismo año; como antecedente, en 1718, la Corona española, mediante Título Virreinal, reconoció al pueblo wixárika como dueño legítimo de sus tierras”. (Robles, Godoy y Vera, “Marcha wixárika: resolver a medias genera más violencia” explica desde el título su artículo en Ojarasca, mayo 2022 (https://tinyurl.com/yckjnhnn).


Están cansados sus pies, nos dicen, por caminar tantos kilómetros desde su territorio hasta el centro político de la nación, pero más cansados y cansadas están de esperar.


Esperar una justicia que no llega, una reparación que no existe, un estado – nación que no cambia.


La Caravana que hoy tenemos en el Zócalo de la ciudad inició el 25 de abril, pero se planeo desde hace un año. Los tiempos son largos en los territorios sagrados. La espera se cultiva, pero la esperanza se agota.


La representación política de la Caravana la componen: Oscar Hernández Hernández, Presidente del Comisariado de Bienes Comunales; Sitlali Chino Carrillo, Presidenta de concertación agraria de la comunidad; Luciana Vázquez Minjarez, Comisionada de la comunidad; Ubaldo Valdés Castañeda, Comisionado de la comunidad, y su abogado, Carlos González miembro del Congreso Nacional Indígena.

Oscar Hernández Hernández, Presidente del Comisariado de Bienes Comunales. Foto: Francisco Lion


Ver Conferencia de prensa del 16 de Mayo del 2022 de la Caravana de la Dignidad y la Conciencia(https://tinyurl.com/btfz4vuu)


El libro que comentamos convoca al diálogo intercultural. Ese que puede disminuir la monocultura del estado nación. Ese que puede reeducarnos en la pluralidad de mundos de la vida que, para seguir existiendo, necesitan cambiar muchas cosas: las lógicas de la explotación de los “recursos naturales”, el extractivismo, la producción masiva para el mercado, la agroindustria, la ganadería, la minería, los megaproyectos. El mundo de la pluralidad implica la lucha constante contra esos “modelos de desarrollo”, que van imponiendo a su paso la aridez del mercado, del pensamiento único, del consumo masivo. Esa ilusión del desarrollo tiene un costo. Se llama etnocidio. Y como todo está conectado, como bien nos dice el mundo de los wixaritari, cada pueblo, cada lengua, cada forma de vida comunitaria y anticapitalista que desfallece, nos empobrece a todos y todas.


La visita de los wixaritari no es sólo de ellos, ellas. También están acá sus dioses y diosas. Son una y la misma cosa. Por eso, esta visita es muy poderosa. Pone en acción energías y fuerzas terrenales y cósmicas.


Y también pone de relieve un límite. Un ¡Ya Basta! Algo que los pueblos en nuestro país han estado diciendo de múltiples formas: con levantamientos, con movilizaciones, con marchas y caravanas, con autonomías.

Foto: Francisco Lion


Ya basta de despojo. Ya basta de no reconocimiento. Ya basta de imposiciones.


Que ese ¡Ya basta ! resuene lejos, que honre la antimonunenta ¡Ni una más!, que pase por la Basílica, que llegue a Palacio Nacional. Que rompa la nueva retórica y llegue a las raíces. Que haga temblar la tierra para que al fin, surja una escucha. La escucha que necesitamos entre todes. Y que así, esa comunicación que saben los pueblos y que relaciona todo con todo, sea la orientación de una auténtica transformación.


Me parece que sólo entonces podremos bailar con las y los dioses que hoy, con doscientos wixaritari, se hacen presentes en el centro del país.


¡Por el florecimiento de los pueblos!

Foto: Francisco Lion

3,479 views

Recent Posts

See All