Diez años de la revolución de Rojava

Publicado en Camino al Andar

24 de julio de 2022

Por Mauricio Centurion


En un mundo patriarcal y terriblemente sexista hoy cumple diez años una revolución liderada por mujeres de Medio Oriente. En un mundo estallado por la crisis climática una revolución llevó adelante por una década un proyecto de autogobierno que promueve, no sin costos, el ecologismo. En un continente conocido por sus guerras interétnicas, una revolución se propuso cómo base el respeto, la integración y la autonomía de las diferentes creencias.


Las kurdas y los kurdos son un pueblo milenario que hasta hace diez años tenían prohibida su lengua, sus costumbres, sus canciones y bailes. Hace una década se atrevió a realizar una revolución armada con sus ejércitos de mujeres y hombres que lucharon contra el régimen dictatorial Sirio y el fundamentalismo islamico (Isis) en el este de Siria. Lugar donde hoy cinco millones de ellas y ellos viven bajo un sistema de autogobierno llamado “Confederalismo Democrático” el cual propone entre otras cosas la paridad de decisiones entre mujeres y hombres y la resolución de los problemas de la sociedad en asambleas vecinales.


Este sistema es propuesto por su lider, hoy preso, llamado Abdulla Ocalan quien en su escrito Liberating Life, sostiene que la esclavitud de las mujeres fue el comienzo de todas las demás esclavizaciones: “ninguna raza, clase o nación está sujeta a una esclavitud tan sistemática como el ama de casa”. Por lo tanto, la liberación de la mujer era una condición previa para lograr la libertad de toda la sociedad, incluida la liberación de los hombres de su mentalidad patriarcal.


Mientras las y los kurdos van ingresando al estadio donde está previsto el festejo de una manera segura, comboios turcos se dan paso en las fronteras, hace diez días el gobierno de Turquía emitió una amenaza de guerra que amenaza todo el proyecto revolucionario Kurdo.


Este pueblo es consciente de lo que esto representa y está dispuesto a darlo todo por defender lo que construyeron en estos diez años. En las calles reina la incertidumbre y el miedo pero también el orgullo de mantener el fuego encendido durante diez años en un lugar donde el viento sopla muy fuerte.







Ten years of the Rojava revolution


In a patriarchal and terribly sexist world, today marks the tenth anniversary of a revolution led by Middle Eastern women. In a world exploded by the climate crisis, a revolution carried forward for a decade a project of self-government that promotes, not without costs, environmentalism. In a continent known for its inter-ethnic wars, a revolution proposed respect, integration and autonomy of different beliefs as a basis.


The Kurds are an ancient people whose language, customs, songs and dances were forbidden until ten years ago. A decade ago they dared to carry out an armed revolution with their armies of women and men who fought against the dictatorial Syrian regime and the Islamic fundamentalism (Isis) in the east of Syria. Today, five million of them live under a system of self-government called "Democratic Confederalism" which proposes among other things the parity of decisions between women and men and the resolution of the problems of society in neighborhood assemblies.


This system is proposed by its leader, now imprisoned, Abdulla Ocalan, who in his writing Liberating Life, argues that the enslavement of women was the beginning of all other enslavements: "no race, class or nation is subject to such systematic enslavement as the housewife". Therefore, the liberation of women was a precondition for achieving the freedom of the whole society, including the liberation of men from their patriarchal mentality.


While the Kurds are entering the stadium where the celebration is scheduled to take place in a safe way, Turkish comboios are making their way to the borders, ten days ago the Turkish government issued a threat of war that threatens the whole Kurdish revolutionary project.

These people are aware of what this represents and are ready to give everything to defend what they have built in these ten years. Uncertainty and fear reign in the streets but also the pride of keeping the fire burning for ten years in a place where the wind blows very strong.







1,973 views