A un mes del asesinato de los jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora la justicia no llega

Publicado en Somos el Medio

21 de julio de 2022

Por Cinthia Quinto

Javier Campos, Joaquín Mora y Pedro Palma se suman a la larga lista de activistas y defensores que han sido amenazados o asesinados por bandas delictivas que dominan en la región.


La Compañía de Jesús en México, a un mes del asesinato de los jesuitas Javier Campos de 79 años y Joaquín Mora de 80 años, continúan exigiendo a las autoridades de los diferentes niveles de gobierno, justicia para sus hermanos jesuitas, así mismo, exigen que se garanticen los derechos de las comunidades rarámuri.


El pasado lunes 20 de junio del 2022, en el templo de Cerocahui, en la Sierra Tarahumara de Chihuahua fueron asesinados a balazos los sacerdotes jesuitas Javier Campo y Joaquín Mora, en el ataque también murió Pedro Palma guía de turistas de la zona.


La sierra tarahumara actualmente es muy peligrosa, debido a que los narcotraficantes utilizan esta región aislada para cultivar marihuana y amapolas de opio. En la década de los 2000 comenzaron a expulsar o matar a todo aquel que se pusiera en su camino.


Además, empezaron a apropiarse de las tierras rarámuris, por tal motivo para la compañía de Jesús y los demás miembros de la comunidad de Cerocahui es fundamental que las fuerzas federales continúen presentes y siguiendo los protocolos adecuados para interactuar con las culturas indígenas y, sobre todo, para que se garantice el respeto a los derechos humanos y se reconstruyan las condiciones de paz en las comunidades tarahumaras.


Los jesuitas reiteraron el llamado a abrir espacios de diálogo con responsabilidad, con propuestas y con esperanza, para revisar la actual política de seguridad, pero sobre todo para privilegiar la atención de los más pobres. También, agradecieron la solidaridad internacional y nacional que han recibido, así mismo, agradecieron a todos los que se han unido a su llamado de justicia y reconciliación, “La memoria de nuestros queridos Joaquín y Javier, de las demás víctimas de Cerocahui, y de tantos dolientes que en México no reciben la misma atención. Nos llaman a no consentir la impunidad y a trabajar por la reconstrucción del tejido social.


Sabemos que en ese camino seguiremos coincidiendo con miles de mexicanos y mexicanas que anhelan un país con paz, justicia, dignidad y derechos humanos”.


2,490 views